Análisis: Gabriel Fernando de Jesus

Fecha del análisis: 19/11/2015
Club: S.E. Palmeiras (Serie A)
Rol: delantero / mediapunta.
F.Nacimiento: 03/04/1997
Altura: 1,75 m.

Descripción:

Estamos ante una nueva estrella, que más pronto que tarde dará el salto a Europa, y posiblemente a un gran club del viejo continente. Gabriel Jesus tiene la magia de esos brasileños, que con solo ver como dominan la pelota y como mueven su cuerpo sin el balón, te hacen sentir que estás ante un nuevo astro del mundo balompédico. Es un producto exclusivo de la S.E. Palmeiras.

Posicionalmente puede ubicarse en cuatro puestos, algo muy propio de Brasil con jóvenes de su estilo. Si bien puede jugar de delantero centro, como lo hizo en alguna jornada al comienzo de liga, antes de marcharse con la selección sub-20 al Mundial, sus cualidades parecen ubicarle en el futuro en una posición más retrasada, ya sea de segundo delantero o mediapunta por ambas bandas, posición esta última donde de manera habitual jugó en este citado Mundial y siguió haciendo después en su club. En cuanto a sus cualidades, se podría decir que la habilidad y capacidad de regate que posee, junto a su velocidad, lo hacen ser un peligro constante en posiciones de ataque. De igual manera, tiene grandes capacidades atléticas, haciendo especial referencia al potente salto con el que sorprende y el sacrificio defensivo que se le ha podido ver en encuentros de gran nivel y que requerían compromiso de verdad.

La pequeña mácula en su juego es que en ocasiones abusa de la conducción y en otras erra en la toma de decisiones. Nada extraño ni demasiado preocupante en un jugador con una precocidad tan insultante. Apunta muy alto.

Cualidades positivas:

  • Habilidad
  • Regate
  • Velocidad
  • Magia
  • Salto

Actualización #1 (07/12/2016)

Completa un año espectacular. No sólo ha conseguido el Brasileirao con la S.E. Palmeiras, si no que también ha dado el salto a Europa de la mano del Manchester City F.C., que lo ha dejado en préstamo hasta final de este año con su club, para la consecución del título liguero. Además, se ha hecho dueño y señor de un puesto titular en la delantera de la selección absoluta de Brasil, de la mano de Tite. Ha pasado de futura estrella a estrella presente en tan solo doce meses.