Mejor once sub-23 de la Seria A 2016.

Cuna de talento, desde Fútbol y Progreso queremos analiza el que, para nosotros, es el mejor once de jugadores que han nacido del año 1994 en adelante y que actúan en la máxima competición brasileña. La elección no ha sido fácil ya que hemos tenido que dejar fuera a talentos como Jailson (Grêmio F.P.A.), Everton Felipe (S.C. Recife), Hernani (C.A. Paranaense) o Neilton (Botafogo F.R.), por citar algunos ejemplos.

De tal manera y comprendiendo como esquema básico un 4-4-2, este once ideal estaría formado por los siguientes futbolistas.

UILSON (C.A. MINEIRO)

Año 94. A la sombra de Victor, titular indiscutible, Uilson trata de emular su rendimiento y sueña con alcanzar su misma vitola dentro de unos años cuando le toque coger el relevo. Este año ha jugado pocos partidos, pero dado los pocos porteros jóvenes que a día de hoy ofrece la Serie A, nos decantamos por él, debido a sus cualidades y seriedad que demuestra en el marco.

WILLIAM (S.C. INTERNACIONAL)

Año 95. Posiblemente sea el lateral derecho joven con mayor futuro de Brasil y, junto con Fagner, de los mejores de la categoría. Muy buena vocación ofensiva (debido a que en categorías inferiores era ala), fuerte y correoso en defensa, es un pulmón que reúne todos los requisitos para dar el salto a Europa en no mucho tiempo. Y con plena garantías de rendimiento.

THIAGO MARTINS (S.E. PALMEIRAS)

Año 95. Tras su excepcional temporada en Paysandu S.C. en la Serie B en 2015, el conjunto Verdão decidió que esta temporada no debía salir cedido de nuevo y apostó por él. Al principio no gozó de muchos minutos, pero en cuanto entró en escena, se ganó la confianza de Cuca. Atento al corte, personalidad y en el juego aéreo es muy bueno. Debido a ello ha conseguido marcar varios goles en este año. Tiene una fortísima competencia con Victor Hugo, Yerry Mina o Edu Dracena, pero a día de hoy es el segundo central con más minutos.

LYANCO VOJNOVIC (SÃO PAULO F.C.)

Año 97. Un central tremendamente físico para su edad y con la peculariedad de que ha jugado con las categorías inferiores de Serbia, aunque ya se ha decantado oficialmente por la selección de Brasil, lo que demuestra la confianza en sí mismo. También crea peligro en el juego aéreo y es muy contundente en sus acciones. Su punto débil, el juego con los pies.

JUNINHO (CORITIBA F.C.)

Año 95. Central zurdo que puede actuar de lateral izquierdo puntualmente y que ya ha sido deseado por grandes de Brasil como C.R. Flamengo. Físicamente es enorme y a ello le suma velocidad, lo que le hace ser muy bueno al corte. Tiene un futuro muy prometedor (si de verdad prospera su posición como central, como lateral izquierdo pierde ciertas condiciones)

OTÁVIO (C.A. PARANAENSE)

Año 94. Uno de los mayores recuperadores de la liga, no estamos ante un pivote táctico, si no que se situaría en un estatus intermedio entre ello y el denominado “perro de presa”. Buen manejo con el balón en los pies y capacidad para dar salida aseada a la pelota, aunque no sea su mejor virtud. Lo que si ofrece es mucha resistencia, compromiso y continuo apoyo defensivo a sus compañeros.

WALACE (GRÊMIO F.P.A.)

Año 95. Futuro prometedor de este pivote, columna vertebal de un equipo que juega a las mil maravillas y que tiene un excepcional juego de equipo, con muchos pases y movilidad en la zona defensiva. Músculo y precisión de pase, tiene mayor prioridad por el plano defensivo que el ofensivo, aunque no se arruga a la hora de disparar desde fuera del área con su potente tiro.

ROGER GUEDES (S.E. PALMEIRAS)

Año 96. Una de las revelaciones del campeonato para el espectador en general, no para nosotros que ya intuíamos lo que podía dar desde que formaba parte de Criciuma en la Serie B. Extremo diestro puro, desborde por banda, velocidad, centros al área y constante, y muy incisivo en sus acciones. No da un balón por perdido y sin duda alguna, su revalorización está siendo más que importante, toda vez que fue fichado por el club paulista por menos de un millón de euros.

VITOR BUENO (SANTOS F.C.)

Año 94. Santos F.C. no para de sacar jóvenes valores, el último Vitor Bueno, un futbolista cuya posición ideal es la mediocentro ofensivo o mediapunta central, pero que acostumbra (por la jerarquía, calidad e importancia que ostenta Lucas Lima) a escorarse a una banda para hacer superioridad por el centro. Buena combinación en tres cuartos de campo, se está destapando además como goleador, siendo uno de los referentes de ataque del equipo.

SASSÁ (BOTAFOGO F.R.)

Año 94. Curioso caso el de Botafogo F.R. con los delanteros jóvenes. Si a Luis Henrique se le unió el, ya jugador del T.S.V. 1860 Múnich, Ribamar, su plaza fue adquirida por Sassá, un delantero atípico brasileño, más cercano a los fuertes delanteros colombianos como Caicedo o Miguel Borja. Fortaleza más que altura, rápida (aunque no limpia) conducción y amenaza constante de disparo. No importa el lugar ni la distancia, Sassá siempre tiene la pierna preparada para hacer trabajar al portero rival.

CLAYTON (C.A. MINEIRO)

95. Luchador incansable que siempre se deja la piel en el campo y, junto a su faceta goleadora, y su rol de líder en Figueirense F.C. le valieron para ser contratado por C.A. Mineiro, donde ha ocupado de manera alterna la posición de delantero aunque, particularmente, nos gusta más partiendo desde banda izquierda aprovechando su factor sorpresa desde atrás. Está en un año de transición en su progreso, pero es uno de los jugadores más prometedores en rendimiento del panorama brasileño.