¿De dónde viene el nombre de Maracaná?

El mundo del deporte tiene noches que son ineludibles, fechas que todo el mundo tiene marcado en rojo. Una de ellas solo ocurre cada cuatro años, la ceremonia de apertura de los Juegos Olímpicos. En 2016, la sede fue el país cuyo fútbol da motivo a la creación de ésta web, Fútbol y Progreso.

Dicho acto tuvo lugar en el estadio Maracaná, uno de los emblemas no solo de Brasil, si no del mundo del deporte en general y como no, del fútbol. ¿Quién no recuerda, por ejemplo, el “Maracanazo“? Con ocasión de todo ello, vamos a explicar de donde procede este famoso apodo.

Estadio de Maracaná
Imagen por: Wikipedia

El estadio, cuyo nombre real es Estadio Jornalista Mario Filho fue construido el 2 de Agosto de 1948 (si bien no fue finalizado hasta 1965), con motivo de la celebración del Mundial de Fútbol de 1950 el cual ganó Uruguay en una emocionante final contra Brasil. Este partido es conocido en la historia del fútbol como el “Maracanazo“. El estadio fue inaugurado el 16 de Junio de 1950 en un partido que enfrentó a una selección de Río de Janeiro contra una de São Paulo, con victoria para los locales por 3-1. Las obras para su construcción duraron más de dos años y sus arquitectos fueron Miguel Fedman, Waldir Ramos, Rafael Galvão, Oscar Valdetaro, Orlanzo Azevedo, Antônio Dias Carneiro y Pedro Paulo Bernardes Bastos.

El motivo de la denominación de Maracaná procede de un río y de una especie de guacamayo. Si bien hubo disputas dentro de Río de Janeiro acerca de donde debía ser ubicado el magno estadio (algunos propugnaban que debía de construirse en la zona de Jacarepagua), finalmente se alzó en el barrio de Maracaná, el cual se denomina así por el río que atraviesa dicha zona. A su vez, este río obtiene su nombre por un pájaro verde (traducción literal de Maracaná), especie de guacamayo, denominado así por una especie indígena tupi. Un estadio, un río o un pájaro verde, lo cierto es que el nombre de Maracaná seguirá ligado a los grandes acontecimientos del deporte, y el 5 de Agosto de 2016, fue uno más a sumar a una larga lista.