17 años en armonía.

Entre el 15 de mayo de 1979 y el 23 de marzo de 1997, hay casi dieciocho años de diferencia. Casi una mayoría de edad. Y esto es lo que une a Renato y Thiago Maia, uña y carne en el doble pivote de Santos F.C. En los últimos tiempos, nadie más que ellos han repetido pareja en la zona de medios en el Brasileirão.

Cuando Thiago Maia nacía, Renato ya apuntaba maneras en Guaraní F.C. Cuando Thiago Maia cumplió tres años, Renato daba el paso a Santos F.C. Cuando Thiago Maia tenía siete años, Renato daba el salto a Europa, al Sevilla F.C. Y cuando Thiago Maia tenía diecisiete años, Renato volvía como figura, estrella e icono a su Peixe de corazón, con varios títulos bajo el brazo, procedentes del viejo continente.

En la actualidad, comparten vestuario y posición.

Imagen por: Globoesporte

En un equipo, donde el equilibro entre la defensa y el ataque suma bastante importancia (por la ofensividad absoluta de sus jugadores de arriba como Vitor Bueno, Lucas Lima, Copete, Bruno Henrique o Ricardo Oliveira entre otros), ahí están nuestros dos protagonistas para realizar la transición entre dichas líneas en el terreno de juego o para marcar la posición táctica. No podemos enmarcar a Renato y Thiago Maia en una u otra función. Si es cierto que son jugadores de características distintas, pero ambos realizan todo el trabajo, tanto defensivo como ofensivo, en el equipo del estado de São Paulo.

A Renato Dirnei no le vamos a descubrir, y si bien es la persona que guarda más la posición y está más atento a que Santos F.C. no pierda el equilibrio táctico, tampoco desecha el subir al área o personarse cerca de la media luna para disparar al marco rival. Experiencia, seriedad, compromiso y calidad técnica.

Thiago Maia, sin embargo, es pura juventud, dinámico, intenta estar en todos las zonas posibles del terreno de juego, se le puede ver tanto defender como atacar. Fuerte físicamente, debe aprender a templar y distribuir mejor su físico. El aprendizaje clave en un joven con ganas de comerse el mundo. Fue importante en el oro que consiguió Brasil en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro. Además, equipos como el C. Atlético de Madrid o Juventus F.C., ya han sonado como posibles destinos del futbolista.

La diferencia de edad, como todo en la vida, no importa si hay química. Renato y Thiago Maia la tienen. Thiago Maia y Renato se entienden.