Los cachorros de tigres

S.C. Corinthians Paulista, S.C. Internacional, Grêmio F.P.A., C.R. Flamengo, S.E. PalmeirasSantos F.C. Estos y el resto de clubes grandes de Brasil tienen fama de buena cantera. De sus filas salen los talentosos brasileños que, posteriormente, son iconos del fútbol mundial y que mueven millones de euros y de personas. Sin embargo, si descendemos de nivel, encontramos un club que, últimamente está trabajando la cantera de una manera extraordinaria, surtiendo de jugadores a clubes importantes de la Serie A o incluso dando el paso a Europa. De esta manera, a menor escala económica y con un buen seguimiento de la misma, la cantera de Criciúma E.C. debería ser foco para cualquier club con un poder adquisitivo menor.

De manera concreta, en el pasado Brasileirao 2016, tenemos dos nombres propios: Roger Guedes y Ezequiel. El primero de ellos (Roguer Guedes, año 96), tras debutar con el Tigre y realizar un buen final de año 2015, fue contratado por S.E. Palmeiras hace tan solo un año por medio millón de euros. No tardó en vestir la camiseta de titular del Verdão y, ni mucho menos, soltarla. Fue junto a Dudu y Gabriel Jesus, uno de los tres fijos en el ataque. Es seguro que, en unos años, S.E. Palmeiras multiplicará la cantidad que arriesgó por este veloz y habilidoso extremo.

Por otro lado, Ezequiel (año 93), fue fichado por Cruzeiro E.C. hace unos meses por una cantidad que se desconoce, pero que a buen seguro no sobrepasará tampoco el millón de euros. Con un fugaz paso por el S.C. Braga portugués, estaba siendo un futbolista muy destacado en Tigre, en el lateral derecho, lo que ha llamado la atención para su contratación.

Dos de los grandes movimientos que, hasta el día de hoy, cabe destacar de un canterano de Criciúma E.C. es, en primer lugar, el de Bruno Lopes (año 95), que pasó al F.C. Arouca portugués y ha jugado, por ende, la UEFA Europa League. Fue el primer cambio de club para este delantero que, ocasionalmente, puede actuar de extremo. Sin embargo, actualmente ha vuelto a Grêmio Esportivo Brasil.

En segundo lugar, no podemos olvidar a Gustavo (año 94), que este 2017 disputará con la camiseta de E.C. Bahía, tras ser cedido por S.C. Corinthians Paulista, donde llegó como pichichi de la Serie B, pero no cuajó buenas actuaciones, si bien se confía en él para el futuro.

En el actual Tigre quedan aún jóvenes valores que, más tarde o más temprano, darán el salto a otra categoría. En concreto, podemos mencionar a Marlon Rodrigues (lateral izquierdo, año 97 y ya convocado por la U20 de Brasil), Barreto (año 95 y que fue titular en el Campeonato Panamericano del pasado año en Canadá), o Jefferson del año 97 y de las mismas características que Roger Guedes. Éste último, incluso comenzó 2015 siendo una pieza clave en Tigre, pero se fue diluyendo durante la temporada y actualmente se encuentra estancado. A sus 19 años, y viendo su situación deportiva actual, sería una gran oportunidad de mercado para clubes de segunda división española o para filiales de clubes punteros de Europa.

Más atrás, y sin tener aún mucho hueco en el primer equipo tenemos al central Ianson (año 95), que ha sido el líder deportivo y psicológico de la zaga del Criciúma E.C. que disputó la Copinha 2016, demostrando buenas maneras al corte, contundencia y concentración.