C.R. Flamengo, dos cerebros mejor que uno.

Se esperaba un año ilusionante en Río de Janeiro. C.R. Flamengo tuvo un gran año 2016 que deseaba mejorar en 2017, empezando por un buen papel en la Copa Libertadores (era uno de los grandes favoritos) y, por supuesto, estar en la terna de los clubes aspirantes al Brasileirao. Ni uno ni otro objetivo han sido conseguidos, si bien en el campeonato liguero aún faltan bastantes jornadas, pero parece difícil desbancar a S.C. Corinthians Paulista del primer lugar de la Serie A.

Confeccionaron para todo ello una plantilla de calidad, manteniendo a sus pilares fuertes, a excepción de la venta de Jorge Marco, al A.S. Monaco F.C. Uno de ellos, el auténtico eje sobre el que gira todo el juego ofensivo del equipo, el ex jugador del C. Atlético de Madrid entre otros, el gran Diego Ribas. El nivel del medio ofensivo brasileño está siendo tan elevado en este último año y medio que hasta Tite lo ha convocado ya alguna vez para su vuelta a la selección absoluta de Brasil. Y merecido.

Pero lo cierto es que el club Mengão está haciendo una campaña bastante mediocre para lo que se esperaba. Se eliminó en la fase de grupos de la Copa Libertadores (aunque permanece en la Copa Conmebol Sudamericana) y en Serie A no llega ni por asomo a los dos primeros puestos del campeonato liguero y tiene una interesante lucha con otra decepción del torneo,S.E. Palmeiras, por intentar colocarse en la cuarta posición.

Imagen: GloboEsporte

Por ello, ante tan defenestrado rendimiento, C.R. Flamengo ha intentado dar un golpe en la mesa contratando al que fuera nombrado dos veces consecutivas mejor jugador del Brasileirao cuando aún militaba en Cruzeiro E.C., el mediapunta zurdo Éverton Ribeiro. Con él en el terreno de juego y, formando línea con Diego RibasÉverton Cardoso, el conjunto rubronegro tiene a una de las mejores mediapuntas de Brasil. O incluso quizás la mejor.

Lo interesante del fichaje radica en que ahora, C.R. Flamengo, tiene dos cerebros alineados. Ya no solo recae la creación en Diego Ribas, si no que Éverton Ribeiro, partiendo desde la banda derecha y adentrándose hacia dentro, busca el último pase al delantero, el disparo lejano o la creatividad en tres cuartos de campo, liberando bastante a Diego, al que el físico por cuestiones obvias le merma antes.

No mentimos si decimos que Éverton Ribeiro puede haber sido el mejor fichaje en estos dos últimos meses. No solo por su capacidad de ayuda y por el liderazgo que muestra. También por sus asistencias, goles y peligro a balón parado. Quizás este año ya es demasiado tarde para hacer algo grande. Quizás si sirva para salvar la temporada. Pero puede que 2018 le aguarde algo importante a los torcedores de C.R. Flamengo, de la mano de estos dos cerebros.