Una banda diestra letal para ganar partidos.

Uno de los clubes más emblemáticos de Brasil y que teníamos ganas de ver al menos en la Serie B era Guarani F.C. Fundado en 1911 y campeón del Brasileirao en 1978, el equipo de Campinas quiere volver, escalón a escalón, a codearse con los grandes clubes de Brasil en la Serie A. Como primer paso, desean mantener la salvación en la segunda categoría brasileña, pero no renuncian a nada y prueba de ello es la gran campaña que están realizando, estando algunas jornadas incluso en posiciones de ascenso. Su torcida mantiene los pies en el suelo, pero ¿por qué no lograrlo?

Para ello han confeccionado un equipo solidario, de mucho trabajo, pero con algunos nombres propios que están llevando en gran parte el peso de los encuentros. Se les fue Auremir a Turquía, un jugador que era el auténtico motor del centro del campo. Pero aún quedan varios más (no podemos olvidar al mítico Fumagalli), y nosotros queremos hacer especial mención a la banda derecha de Bugre. En concreto en su lateral derecho Lenon Fernandes (año 90) y en su extremo Bruno Nazário (año 95)

El primero de ellos, Lenon, podríamos decir que es de los laterales diestros que mejor rendimiento están dando en este 2017. Criado en la cantera de C.R. Flamengo, no obtuvo continuidad en el equipo de Río de Janeiro y empezó un carrusel de cesiones, nada beneficiosas, pues nunca se pudo asentar. Hasta que, en 2013, llegó a Duque de Caxias F.C., donde tras dos muy buenas temporadas acabó en su actual club, erigiéndose propietario del puesto en el tapete y aumentando progresivamente sus partidos conforme pasan los años. Se trata de un futbolista que no repudia el peso ofensivo y prueba de ello es como inclinan las jugadas hacia sus subidas, ya que lo complementa con certeros centros al área. Atrás, pese a su físico, es correoso y sobre todo, muy atento a la marca.

Por otro lado, tenemos a Bruno Nazário que (y si nos lo permite Fumagalli) es la calidad técnica de la plantilla. Actualmente se encuentra cedido por el club alemán del TSGG 1899 Hoffenheim, al que llegó en 2013 y donde todavía no ha terminado de romper. Aún así, aún no se deshacen de él, por algo será. Desde su llegada, ha sido cedido al K.S. Lechia Gdańsk polaco durante dos años consecutivos, al Cruzeiro E.C. el año pasado donde tuvo una actuación bastante discreta y por último, en el préstamo en el que se encuentra en la actualidad. La realidad es que salió joven hacia Europa, y aún debe madurar para rendir al máximo nivel en una liga tan poderosa física y mentalmente como la alemana. Su exquisita zurda hace las delicias de los aficionados que acuden cada al Brinco de Ouro da Princesa. Tiene técnica, visión entre líneas, y tiene muy buena orientación del juego, estando acertado cuando se posiciona como apoyo al compañero y desligándose de la marca rival. Su mejor virtud, sin duda, sus diagonales hacia el área partiendo desde la banda derecha.

Será difícil que Guarani F.C. ascienda en este 2017, pero se están creando mimbres para dar la sorpresa en algún año no muy lejano. La Serie A requiere la presencia de históricos clubes y por supuesto, éste se encuentra en ese ramillete que tenemos en mente.