El camino del pentacampeón Cruzeiro E.C.

Cruzeiro E.C. es campeón de la Copa de Brasil 2017, conquistando el torneo, tras vencer en la tanda de penaltis al C.R. Flamengo, en una trepidante final de ida y vuelta, algo de lo que, desde muchos sectores del país sudamericano, se está en contra y se pretende cambiar en años venideros. El conjunto de Minas Gerais conquista el quinto campeonato copero e iguala a Grêmio F.P.A. como máximo vencedor del torneo.

Sus torcedores llevaban más de diez años sin saborear lo que es ser campeón de la Copa de Brasil, aunque es cierto que, de manera reciente, ganaron dos campeonatos ligueros consecutivos, pero desde entonces, se han llevado un par de años a la deriva hasta que esta temporada, de la mano de Mano Menezes, parece que vuelven a ser competitivos y sobre todo, se sienten seguros en todos los aspectos del juego.

Imagen: Rudy Trindade

Esta edición copera la comenzaron desde la primera fase, enfrentándose al Volta Redonda F.C. al que vencieron a domicilio por 1-2 con goles de Robinho y del veterano Rafinha, en un encuentro donde fueron muy superiores, pero que la falta de gol les hizo conseguir una renta mínima.

En la segunda fase, esperaba São Francisco F.C., un humilde club del estado de Pará que no opuso resistencia alguna en su visita al Mineirão. Con un gran partido de Rafael Sóbis que marcó cuatro goles (que a la postre ha sido el máximo goleador del torneo) y al que los tantos de Arrascaeta y Robinho cerraron el partido con un total de 6-0. Como dato curioso en este encuentro, se estrenó Thiago Neves por primera vez, otorgando dos asistencias de gol.

En la tercera fase, entró en escena la eliminatoria a doble partido y otro equipo de menor categoría, como es el Murici F.C., fue el rival. 0-2 en la ida (goles de Manoel y Ábila, este último ya en el conjunto argentino de C.A. Huracán) y 3-0 en la vuelta (Rafael Sóbis y dos goles en propia meta) solvetaron el trámite para pasar así a la cuarta fase.

Y fue en ésta fase donde esperaba ya el primer equipo de la Serie A, el São Paulo F.C. que inmerso en horas bajas, los puso contra las cuerdas pese a perder en Morumbi 0-2 con goles de HúdsonLucas Pratto en su propia portería, ambos de cabeza. En la vuelta, sufrieron en los últimos minutos pese al gol de falta de Thiago Neves, pues el conjunto paulista venció 1-2 y rozó el tercero que los hubiera clasificado a los octavos de final.

Ya en los propios octavos, aguardaba A. Chapecoense F., al que ganaron por 1-0 con gol de Raniel en un partido lleno de poca emoción y en general bastante malo. La vuelta, tampoco pasará a la historia, pues un pobre 0-0 comandó el resultado final, aunque el conjunto local lo intentó de todas las maneras posibles y hasta envió un balón al larguero.

En los cuartos de final, se pudo ver, posiblemente, la eliminatoria más emocionante de las atravesadas este año por Cruzeiro E.C. Se enfrentó a S.E. Palmeiras, siendo la ida en el estadio Allianz Parque y plantándose al descanso con un asombroso 0-3, de la mano de Robinho, AlissonThiago Neves. La furia del Verdão, que se jugaba mucho en esta competición dado el fiasco en el resto de torneos, se recompuso y consiguió empatar el partido. El mismo final, empate, tuvo lugar en la vuelta en Mineirão (1-1), pero la validez de los goles fuera, hicieron pasar al club de Belo Horizonte. El gol de Diogo Barbosa aplacó la momentánea victoria con la que se colocó S.E. Palmeiras.

Y de repente, se plantaron en semifinales, en búsqueda del pentacampeonato contra el otro equipo que posee tal condición, Grêmio F.P.A. que en un gran momento de forma, planteaba una difícil eliminatoria. De hecho, en la ida, el vencedor fue el club de Río Grande do Sul, gracias a un gol de Lucas Barrios, en un intensísimo partido que hizo las delicias de los torcedores. Sin embargo, Mineirão juega un papel muy importante y así se hizo ver en el partido de vuelta. De nuevo Húdson llevó el esférico a las redes y finalmente en las penas máximas vencieron por 3-2, con el decisivo gol de Thiago Neves.

Imagen: ESPN

Y llegó la final, de nuevo contra otro equipo del que se esperaba más en este año y al que se le antojaba esencial levantar la copa. Pero como no podía ser de otra manera, sucumbieron de nuevo. En la ida, en Maracaná, el empate a 1 con goles de Lucas Paquetá y Arrascaeta. El partido, donde Cruzeiro E.C. estuvo muy reservón, quedó marcado por el gol en fuera de juego de C.R. Flamengo y por el enorme fallo de Alex Muralha en el empate.

En la vuelta, Cruzeiro E.C. consiguió la gloria. Tras el 0-0 durante los noventa minutos, Thiago Neves marcando el penalty decisivo y Fábio parando una pena máxima a Diego Ribas se convirtieron en los héroes de la noche y de la temporada en este histórico club que por fin vuelve a levantar una copa, vuelve a campeonar y vuelve a festejar como merece.

Se dice, se cuenta, que el vencedor de la copa, lucha por el título liguero al año siguiente. Veremos si Cruzeiro E.C. cumple con este dicho, o vuelve atrás en su ascenso futbolístico.