Análisis: Arthur Henrique Ramos de Oliveira Melo

Fecha del análisis: 20/12/2017
Club: Grêmio F.P.A. (Serie A)
Rol: pivote.
F.Nacimiento: 12/08/1996
Altura: 1,68 m.

Descripción:

Sorprendente, cuanto menos, la capacidad de revalorización que ha tenido Arthur Melo en 2017 y que, desde luego, no olvidará este año que se nos acaba en el que se ha coronado con el campeonato de la Copa Libertadores. Un futbolista formado en la propia cantera de Grêmio F.P.A. y que dejará las arcas del club gaúcho, más tarde o más temprano, bastante llenas, a tenor del interés de grandes clubes europeos como el F.C. Barcelona o el Real Madrid C.F.

Su posición natural es la de pivote, por delante de la defensa. Muchos analistas lo quieren situar más cerca del área, pero nosotros desechamos esa idea. Arthur Melo es un jugador que necesita espacio por delante y compañeros a los que surtir de balones para que culminen las jugadas de ataque.

En cuanto a sus condiciones como futbolista, no tenemos más que alabarlas. Es un jugador que, en términos generales, sirve tanto para el corte como para la distribución. Pero si hay que inclinar la balanza hacia un lado, lo haríamos hacia éste último término, ya que Arthur se caracteriza por una precisión de pase brutal con alto porcentaje de aciertos. A ésto hay que sumarle su rapidez en la conducción y su facilidad de giros con el balón en los pies. En ciertos aspectos, recuerda a Xavi Hernández, lo cual no quiere decir que su nivel vaya a llegar al del magnífico mediocampista catalán, pero si que hay que realzar ciertas cualidades que comparten.

En defensa, se podría decir que, pese a no ser un jugador de corte sumamente destructor, se suele posicionar bien en el terreno de juego para interceptar los pases rivales. Realiza la presión con descaro, ahogando al rival, pero no suele cometer faltas por meter la pierna. Busca más el fallo rival, en este aspecto, que la propia recuperación del balón del pie del contrario.

Su inteligencia táctica le hace ser un baluarte en el equipo de Porto Alegre, no solo por el factor defensivo, si no por el enorme apoyo que efectúa a los compañeros para salir con el balón jugado.

Salvo sorpresa mayúscula, será un jugador que formará parte de las grandes plantillas europeas, aquellas que buscan coronarse como reyes del viejo continente o del mundo. Y por supuesto, será un pilar indiscutible en la selección absoluta brasileña, la misma que buscará en 2018 el hexacampeonato.

Cualidades positivas:

  • Calidad técnica
  • Inteligencia táctica
  • Precisión de pase
  • Porcentaje de acierto en pases
  • Conducción
  • Apoyo al compañero
  • Recuperación del balón