Ronaldinho, el domador de mentes

Se retira Ronaldinho con una amplia trayectoria a sus espaldas, numerosos trofeos, grandes partidos y dejando para el recuerdo infinidad de sonrisas. Así era él. Tan gran jugador como carismático. Y eso se notaba en los vestuarios a los que llegaba. Lo supieron en Grêmio F.P.A. , club del que salió hacia Europa. También se hizo notar en grandes clubes europeos como el París Saint-Germain F.C., el F.C. Barcelona o el A.C. Milan, donde posiblemente dio sus últimos buenos años. Posteriormente volvió a su tierra para formar parte de las filas del C.R. Flamengo, C.A. Mineiro y Fluminense F.C., con un previo paso por el  Querétaro F.C. mexicano, entre estos dos últimos clubes brasileños.

Pero hoy no nos vamos a parar en su trayectoria, de sobra conocida. Hoy queremos contar una anécdota que reveló otro mago del balón, aunque éste español. Andrés Iniesta en su autobiografía: “El artista: ser Iniesta“. Ella tiene que ver con la semana previa a la magistral clase de fútbol que dio el F.C. Barcelona en el campo del Real Madrid C.F. en el año 2005, donde vencieron por 0-3 , con dos goles de Ronaldinho el cual fue, además, ovacionado en el Santiago Bernabéu.

Según comenta el futbolista manchego en su libro, el brasileño le llamó a las tres de la mañana en los días previos al citado clásico para decirle que en junio dejaría el F.C. Barcelona por el equipo merengue. “Tú eres joven, me puedes entender. Pero, por favor, no le cuentes a nadie en el vestuario o en el club, no me vayas a entregar, confío en ti más que nadie. Andrés, buenas noches.“, terminando así la llamada. Iniesta confesó que, al día siguiente había una atmósfera extraña y un silencio incómodo en el vestuario y durante el entrenamiento. El mismo sentido reinó durante la semana, hasta que llegó el día del partido, donde Ronaldinho tomó la palabra de la siguiente manera, citando textualmente lo expuesto por Andrés Iniesta:

Chicos, hoy es un partido muy importante. Ellos son fuertes, pero estos días he descubierto que somos como una familia“.

Llamé a cada uno de ustedes durante la noche y les conté que me iba en junio, pero ninguno de ustedes habló. Después de eso me di cuenta de que estábamos dispuestos a sufrir en silencio antes que traicionarnos entre nosotros“.

El resultado del partido, ya lo saben. Cero goles a tres, a favor de los catalanes. Un recital de fútbol, goles, alegría colectiva y sacrificio en equipo.

Se nos retira un mago del balón, un domador del balón, pero también un futbolista que ha dejado gratas sensaciones más allá del terreno de juego, siendo ésta una pequeña muestra de ella. De todo lo que se sabe y de lo que, por supuesto, no sabemos los terrenales de este planeta.

Larga vida al rey, larga vida a Ronaldinho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *