Vinícius Jr., ¿Europa o Brasil?

Hace menos de dos años era un total desconocido para más allá de los expertos en fútbol brasileño. Hoy, ya es futbolista del Real Madrid C.F. que pagó por él una cantidad, a nuestro juicio dada la edad, desorbitada. En éstas tres líneas se puede resumir el devenir de la vida de Vinícius Jr. de 2016 a la actualidad. En ocasiones, ésto conlleva altibajos tanto emocionales como en el rendimiento del jugador, consecuencias lógicas, más aún en una persona que no alcanzaba la mayoría de edad. Y por supuesto, él no fue excepción a ello.

El nuevo Negueba, era una expresión que se solía leer y que, muchos compañeros nuestros brasileños mencionaban para referirse de manera despectiva al futbolista que aún milita en C.R. Flamengo. El ejemplo tenía cierta crueldad. Negueba Guilherme fue un futbolista que, salido también de la cantera de Mengão, parecía que iba a comerse el mundo en las actuaciones en las categorías inferiores, e incluso en sus primeros partidos, pero tras no soportar la presión que tuvo encima, con veintiséis años anda deambulando por diversos clubes brasileños. Calidad le sobra, pero la toma de decisiones no la ha madurado y sigue pareciendo aquel joven que regateaba y driblaba, en la mayoría de las ocasiones, sin sentido y de forma nada práctica.

No mentimos si subrayamos que el año 2017 para Vinícius Jr., en cuanto al nivel otorgado en los partidos, podría dejar cierto atisbo de duda sobre si quizás el Real Madrid C.F. se precipitó en su contratación. Al igual que ocurrió con Negueba Guilherme, salía desde el banquillo o saltaba al césped con ganas de dejar en cada jugada una fotografía, un vídeo que diera la vuelta al mundo a través de Internet, un regate que fuese portada en innumerables columnas de periódicos y revistas deportivas. Pero no fue así. La torcida lo aclamaba, lo animaba, lo vitoreaba cada vez que salía a escena. Sentía el calor de lo suyos, pero también el de los focos televisivos de todo el mundo, pendiente de aquel brasileño que ha sido el menor de edad más caro de la historia del fútbol.

Sin embargo, 2018 ha comenzado de manera muy positiva para el jugador rubronegro, siendo incluso determinante en muchos partidos como en la Copa Libertadores contra C.S. Emelec. Vinícius Jr. ya, por fin, suma en el conjunto de Río de Janeiro. Es objeto de faltas, de muchas faltas, otorga pases de gol y, sobre todo, anota. Una asignatura que la tenía pendiente en el fútbol profesional. Desde que vimos por primera vez al joven con 14 años, siempre destacamos como único punto negativo su olfato goleador cuando se quedaba solo con el portero. Le faltaba la templanza, marcar ese tempo justo para anotar el tanto. Aún por mejorar, si es cierto que ha evolucionado de manera muy positiva en este aspecto.

De igual manera, pese a esta madurez, es cierto que no lo vemos para jugar ya en el Real Madrid C.F. La duda radica en que, si ya debe dar el salto a Europa y ser cedido en otro club donde seguir con su evolución o continuar jugando en Brasil. Saltar el océano es beneficioso para seguir creciendo, pero también contraproducente si no consigue un óptimo rendimiento.

Por su parte, permanecer en Brasil daría pie a frenar, posiblemente, lo expuesto anteriormente, pero, el jugador, no quedaría tan abierto a las críticas o, estando, tendría más cobijo, dentro de su entorno, para no caer en una ansiedad que a su edad puede ser letal.