Pyramids F.C., la nueva amenaza en Brasil

Los millones de Asia y Oriente Medio y el glamour europeo siempre están llamando a las puertas de los jugadores brasileños que militan en su país natal. Si históricamente siempre ha sido el salto a Europa lo más seductor para el futbolista brasileño, desde hace unos pocos años es más usual que clubes de otros continentes con menos tradición futbolística llamen a las puertas de aquellos brasileños que destacan en las diversas ligas del país sudamericano. Incluso muchos jóvenes que prometen, pasan por éstos países antes de ir a Europa, normalmente en un viaje de ida y vuelta entre el país de turno y Brasil. La carrera del jugador, realmente es corta, y recibir una importante cantidad de dinero durante un corto período antes de probar fortuna en competiciones de alto nivel europeo, es una opción que cada vez se le da más valor.

Sin embargo, en este 2018, ha salido un nuevo competidor a la, siempre dificultosa tarea, de retener a los jugadores en Brasil. El competidor es un club en sí, lo cual es bastante llamativo. Pyramids F.C. se ha hecho famoso por contratar en pocos meses a, hasta el día de éste artículo, cinco brasileños, que además tienen nivel para probar en Europa o, en algunos casos, son jóvenes con una proyección bastante interesante: Rodriguinho, Carlos Eduardo, Keno, Arthur Caique y Ribamar. Todo ello sin mencionar al técnico Alberto Valentim. Pero, ¿quién es Pyramids F.C. y por qué esta obsesión por el fútbol brasileño?

Pyramids F.C. anteriormente llamaba al nombre de Al Assiouty Sport y actualmente milita en la máxima división de Egipto, esto es, Egyptian Premier League. El cambio de denominación se debe al actual propietario del club, el saudita Turki Al-Sheikh.

Realmente Al Assiouty Sport es un club que no cuenta con mucha tradición en el país, sin embargo Turki Al-Sheikh vio en él la posibilidad de disputar la grandeza deportiva del país al Al-Ahly S.C., club más laureado de Egipto y que ostenta el mayor número de trofeos del país. Esta ansia de disputa se debe a que Turki Al-Sheikh, era uno de los grandes nombres del club, y hasta era denominado el presidente de honor del campeón egipcio, sin embargo tras varias confrontaciones con el presidente del equipo, decidió irse y con sed de venganza (y con dinero de sobra), apostó por crear los cimientos para llevar al Pyramids F.C. lo más lejos posible y establecerlo como el gran club egipcio.

Dinero no le falta, ideas tampoco. Siendo un club modesto del país, Turki Al-Sheikh no para de promover ideas para conseguir más adeptos a la entidad. Por ejemplo, sorteó un coche en el Twitter oficial del Pyramids F.C. y ha prometido (aunque no sabemos si lo hará oficial) que cada seguidor recibirá una especie de salario que le permitirá ir al 85% de los juegos del equipo fuera de su estadio.

Ante ésto, su principal visión ha sido Brasil, aunque nos gustaría saber quien ha validado éste giro en el mercado, ya que los futbolistas que están contratando tienen un nivel que podrían bien podrían participar en cualquier campeonato europeo en clubes que luchen por entrar en Europa o de mitad de tabla. Se da la curiosidad, además, de que todos son jugadores de ataque.

Keno era un jugador muy usado en S.E. Palmeiras, tanto el año pasado como éste. Su cualidad de velocista y driblador lo hacían un recurso muy sugerente para jugar partidos fuera de casa o desatascar un partido por fuera. Ha llegado por una cifra cercana a los 8,5 millones de euros.

Carlos Eduardo siempre ha sido un futbolista muy elogiado por Fútbol y Progreso, sobre todo por lo que puede dar en el futuro. Este enero ya estuvo cerca de ir a São Paulo F.C. y creemos que pisará Europa si lleva el buen camino (con el que por ahora estamos en total desacuerdo) Al igual que Keno, es otro futbolista muy hábil, vertical, y con una velocidad endiablada, pero con más recursos ofensivos que el ya ex-futbolista de S.E. Palmeiras. 5 millones ha costado su traspaso.

Arthur Caique no lo podríamos situar en una posición específica. Diríamos que es un jugador de ataque, sin más. Puede actuar por la mediapunta izquierda, derecha, central, o como segundo punta o único delantero. Lo que siempre da es trabajo en equipo, sacrificio, lucha y ejerce de líder. No es excesivamente técnico, no posee un gran físico, pero tiene un gran rendimiento en ataque. Su coste ha sido 2 millones de euros.

Ribamar con 21 años, es el jugador más joven de los que han aterrizado en el club egipcio en esta tacada. Es un delantero que ya sabe lo que es jugar en Europa (en Alemania en el T.S.V. 1860 Múnich) y en el que se tiene esperanzas en Brasil, no como un gran delantero, pero si para ser importante en el Brasileirao en un futuro próximo. La cifra de traspaso ha llegado a los 4 millones de euros.

El último en llegar ha sido Rodriguinho, el medio ofensivo titular del S.C. Corinthians Paulista que consiguió en 2017 la Serie A, convocado por Tite para la selección brasileña y es el fichaje estrella del Pyramids F.C. Era uno de los nombres del Brasileirao y su coste ha sido 5 millones de euros, menos de lo que ha costado Keno, posiblemente porque Rodriguinho esté ya en la treintena.

Además de ellos, el entrenador es también el brasileño Alberto Valentim, cuyo último club de Brasil que dirigió fue Botafogo F.R. y que realmente tiene una corta carrera como principal jefe de banquillo, ya que la mayor parte ha sido como segundo entrenador. A él, quizás, si le vendrá bien ésta aventura.

Veremos como evoluciona este equipo y si los brasileños empiezan a mirar, ahora, a África porque Turki Al-Sheikh haga un efecto dominó en los países vecinos. Brasil se atosiga ante tantos compradores, ante tantos ojos en su mercado. Al menos, los jóvenes no pararan de salir y podremos disfrutar, lo que nos dejen, de ellos en el Brasileirao.