Análisis: Miguel Angel Borja Hernández

Ficha técnica

  • 27/10/2018
  • Miguel Borja
  • 26/01/1993
  • 1,83 m.
  • Colombiano
  • S.E. Palmeiras
  • Serie A
  • Delantero

Rasgos

  • Velocidad
  • Olfato goleador
  • Generador de peligro
  • Potencia

Atributos

Ataque

Defensa

Técnica

Físico

Análisis

De Colombia a Brasil no hay un trayecto excesivamente largo. El nivel competitivo en el fútbol, sin embargo, si sube considerablemente. Y a Miguel Borja le ha costado hacerse un hueco en el país brasileño. Aún así, su trayectoria en la máxima competición continental de América del Sur le avala. Y precisamente, es ahí, donde mejores resultados está dando.

Nacido en Tierra Alta, su carrera profesional la comenzó en el A. Deportivo Cali, y se ha curtido con la experiencia en numerosos clubes colombianos como Cucutá Deportivo F.C., C.C.D. Tuluá, C.D. La Equidad, C. Independiente Santa Fé o Atlético Nacional, donde tras conseguir la Copa Libertadores dio el salto definitivo a S.E. Palmeiras , habiendo efectuado un increíble torneo. Durante el periplo por los distintos clubes colombianos, cabe destacar una fugaz etapa en el A.S Livorno de Italia, donde tuvo un pésimo rendimiento y en el Club Olimpo argentino.

Su posición natural es la de delantero centro, aunque es un punta que le gusta entrar en juego y constantemente cae hacia las bandas o baja a posiciones más retrasadas para entrar en juego con el equipo.

Físicamente, supera el 1,80 metros de estatura y tiene una musculatura fuerte. Ello hace que le guste chocar con rivales para proteger la pelota o zafarse con ellos en carrera. Suele salir bien parado en todas las acciones donde la fuerza entra en juego. Además posee cierta velocidad y zancada.

Técnicamente depende de la situación en la que se encuentre, tiene más o menos soltura. En la conducción se traba con facilidad, no efectuándola de manera limpia. Sin embargo, si tiene una buena pausa cuando tiene el balón fuera del área (tal como hemos destacado, tiene afán por ello) y eso le permite hacer combinar al equipo con facilidad, dar tranquilidad al juego y aclarar las ideas a los magos del equipo como Dudu Pereira. Cuando lo que hace es caer a bandas, no evita el rasear el cuero hacia el área en busca de un compañero que remate a gol.

Todo ello sin olvidar su cabeceo, que sería una de las mejores cualidades del colombiano, donde es preciso y lo efectúa con fuerza. Entre ello y el olfato goleador e instinto de área que tiene, le hacen ser un hombre con una probabilidad alta de otorgar una buena cifra de goles.

Su carácter, la apatía y su irregularidad durante los noventa minutos le hacen restar enteros en un posible salto a Europa, aunque creemos que, tarde o temprano, volverá, más maduro, al viejo continente e intentará olvidar aquella infructosa etapa en Italia.